lunes, 1 de septiembre de 2014

el sillón de madera




En los años ochenta senté a los sobrinos que correteaban por la finca en un sillón de madera en la habitación que usaba como estudio para pintar. Mi error fue revelarlas yo mismo, por eso están llenas de manchas. Algún día llevaré los negativos a un laboratorio, si es que tal cosa existe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada