jueves, 25 de septiembre de 2014

el café del infierno




En el París de finales del siglo XIX, alguien tuvo la idea, novedosa pero a la vez arriesgada, de abrir un local temático, probablemente el primer local temático de toda la Historia, basado en el mismísimo Infierno.

Situado en el barrio de Montmartre, el barrio bohemio por excelencia en el París de la época, y lugar dónde se encontraba, entre otros, el famoso Moulin Rouge, y, según parece ubicado en el Boulevard de Clichy, Le Café de L’Enfer, abrió sus puertas a finales del siglo XIX.

Lo primero que sin duda llamaba la atención del local era su entrada y su fachada, pues en su puerta se encontraba una boca demoníaca gigantesca que nos invitaba a adentrarnos al Infierno. Además la fachada estaba llena de esculturas hechas con yeso que representaban figuras demoníacas así como almas torturadas. Pero si su entrada no era suficiente para atraer a posibles clientes, siempre quedaba el portero, que, disfrazado de Satanás, nos invitaba a “entrar para ser condenados”, sin duda toda una declaración de intenciones. Una vez dentro nos encontrábamos con un local que tenía forma de cueva, con una decoración bastante recargada, dónde en el techo nos encontrábamos de nuevo con esculturas que representaban las almas torturadas dentro del Infierno. Por supuesto al tratarse de un local temático, todos los trabajadores de este café-restaurante, iban disfrazados de demonios. Así mismo, todas las bebidas y comidas no tenían su nombre habitual, ya que fueron rebautizadas con nombres que nos recordaban al averno, así por ejemplo, si pedíamos un café con una pizca de coñac, teníamos que pedir un “hervidero de pecados con una pizca de azufre”.

Como mera anécdota, habría que mencionar que justo al lado de Le Café de l’Enfer, hubo alguien que decidió abrir otro local al que le puso por nombre Le Ciel, teniendo así, uno al lado del otro el Infierno y el Cielo.

A mediados del siglo XX, en la década de los cincuenta, las puertas del Infierno de Le Café de l’Enfer, cerraron definitivamente, poniendo fin al que hoy en día es considerado el primer café-restaurante temático de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada