miércoles, 20 de agosto de 2014

paul sandby, reportero gráfico ocasional

...algunos destellos de luz ondulante, tanto como las auroras boreales, se observaron por primera vez en la parte norte de los cielos, que pronto se vieron proceder de un cuerpo luminoso redondo, cuyo diámetro aparente estaba igualado la mitad de la luna, y casi estacionaria en el mismo punto del cielo ... Esta bola que al principio parecía de una luz azulada, aumentó gradualmente su luz, y pronto comenzó a moverse, al principio ascendente sobre el horizonte en dirección oblicua hacia el este. Su curso en esta dirección fue muy corto, tal vez de cinco o seis grados; tras lo cual dirigió su rumbo hacia el este ... Su luz era prodigiosa. Cada objeto parecía muy distinto; toda la faz del país, en esa hermosa perspectiva ante la terraza, que se iluminó al instante.

-Descripción de El Gran Meteoro de 1783 por el filósofo italiano Tiberius Cavallo, visto una noche de verano desde la terraza  del castillo de Windsor junto al pintor de paisajes Paul Sandby, que inmortalizó el espectáculo en la acuarela de arriba.













El maestro de escuela llamado Henry Robinson inmortalizó este mismo fenómeno con este grabado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada