lunes, 25 de agosto de 2014

los reliant, el terror de liebres y humanos

Me contaron en Inglaterra una vieja historia en que una liebre más curtida por la vida enseñaba a otra temerosa y joven que había que cruzar la carretera mirando a ambos lados y si de repente aparecían dos luces solo había que hacer una parada entre ellas hasta que se alejasen. La joven liebre siguió el guión al pié de la letra, con tan mala suerte que las luces resultaron ser del Reliant Robin, un coche estrecho de tres ruedas, inestable y frágil que allí vendió muchas unidades gracias a su precio y la consideración legal de motocicleta.

Sharps Commercial, convertida después en Bond Cars y más tarde adquirida
por Reliant, fabricó entre 1949 y 1966 más de 25.000 unidades del Minicar,
 un coche con motor de motocicleta y tuvo variantes de cuatro plazas. No tenía
                    marcha atrás, pero no había problema, pues la rueda giraba 90º a ambos lados.                    
Reliant Minicar dos plazas y descapotable.
Reliant Regal de segunda generación. Versión del 62, más potente y familiar

Reliant Robin de los 70, con motor del Austin Seven
Reliant Rialto, versión Estate, la última generación
coches.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada