martes, 20 de mayo de 2014

el consuelo del cuaderno de bolsillo













Cuando la Gran Bestia 666, el hombre más malvado del mundo, ocultista, novelista, entusiasta del yoga, adicto a la heroína, mago, aventurero sexual y, según algunos, espía, vio que el loco amor por su compañero de pregrado en Cambridge Herbert Jerome Pollitt caía como un edificio en ruinas, sintió lástima de sí mismo y se refugió en un pequeñito cuaderno de bolsillo donde escribía amargos poemas. Así fue como la más terrible de las fieras, Aleister Crowley, nacido en 1875, expulsado de la Orden Hermética de la Golden Down por su bisexualidad, se hizo pequeño y encontró consuelo manchando con lápiz un pequeño cuaderno.

Con 22 años se había enamorado de Pollitt, un imitador teatral de las mujeres bajo el nombre de Diana de Rougy. Destruyó toda su poesía temprana, dejando solo este cuaderno. Ahora el actor y distribuidor de libros raros Neil Pearson lo exhibirá en la feria de libros antiguos de Olympia en Londres a finales de este mes.

Los labios rojos del pulpo
son más de una miríada de estrellas de la noche.
La gran bestia se retuerce de forma más feroz que los amorosos sementales sedientos
Se aferraron a mí y me picaron. Me gustaría que me sofocaran con deleite.
Los labios rojos del pulpo.
Apestan con el veneno del mar
escarlatas y calientes y lánguidos
Mis bebidas de la piel en su baba caliente, mis sudores en su envolvente excitado abrazo
La mar gruesa rueda languideciendo sobre nuestro beso ensangrentado.
Nos esforzamos y luchamos, morimos para el amor. Nos detenemos en la lucha lujuriosa
Agonizamos; nuestro club se hace más cruel y más asesino.
Mi pasión salpica hacia fuera en el último. ¡Ah! con lo que el éxtasis me muerdo
los labios rojos del pulpo.

(Del Cuaderno de Amsterdam de Aleister Crowley)

Fuente: Maev Kennedy, The Guardian , Viernes 09 de mayo 2014





Yo viví con Pollitt como su esposa unos seis meses y él hizo de mí un poeta.
Pollitt era más sencillo que otra cosa. Su rostro se hizo trágico por el hambre terrible de los ojos y la amarga tristeza de la boca. Poseía una belleza física (su pelo ... su color era de oro pálido, como el sol de primavera, y su textura de la más fina tela de araña). La relación entre nosotros era la de la intimidad ideal que los griegos consideraban la mayor gloria de la virilidad y el más preciado premio de la vida.
-Aleister Crowley

Fuente: Richard Metzger , Mentes peligrosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada