miércoles, 7 de mayo de 2014

dos ucranias





El mal llamado Occidente se equivocó al apoyar sin condiciones a un sector de la sociedad ucraniana, olvidando por completo que hay otro sector, muy importante, que apoyaba al gobierno de Yanukovic, elegido democráticamente. Si la corrupción gubernamental justifica el golpe de Estado, no sé a qué estamos esperando para montar un Maidan que llegue desde Algeciras hasta la línea Curzon. El cálculo europeo también fue erróneo desde el punto de vista de la política interna, ya que dar sostén moral a un Maidan conformado por una amalgama de grupos políticos y sociales entre los que destacaban algunos de extrema derecha cuando en los Estados miembros los mismos están ganando cada día más fuerza y capacidad de influencia solo les legitima frente a una ciudadanía europea con sentimientos de rechazo a sus gobiernos muy similares a los de parte de la sociedad ucraciana frente al gobierno de Yanukovich. Al margen queda la manipulación y distorsión mediática a la que nos están sometiendo los medios de comunicación en Europa. Nos han vendido el Maidan como una primavera ucraniana, como un acto de liberación pacífico frente al mal representado por Rusia y la Ucrania pro-rusa. Algo radicalmente falso, como han puesto de manifiesto algunos gestos del nuevo gobierno "golpista" (que no democrático) de Ucrania en sus primeras actuaciones. La postura lógica de "Occidente" debería haber partido de una base evidente: la mitad de la población ucraniana no apoyaba al Maidan, y nos guste o no, merecen tanto respeto como los pro-europeos.

Vladimir | Café Steiner 25/04/20

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada