domingo, 6 de abril de 2014

juguetes escondidos en una caja


































































Vivíamos entonces de prestado en casa de mi tía. Ella vivía en Madrid y la había convertido en el almacén de las cosas ya sin uso.

Mientras el sol de la siesta adormecía a la familia, bajaba al patio y atravesaba la puerta prohibida. Me deslizaba por las telas y abría aquella caja de cartón donde, entre ceniceros y bolas y frutas de cristal, aparecían animales, papás noeles y soldados de madera construidos con piezas esféricas y cilíndricas de bordes curvos, suaves.

Alucinado miraba sus colores vivos, tocaba esa superficie lisa y los objetos que cogían sus manos, tumbado boca arriba sobre fajos de telas y viejos abrigos. Al rato, los volvía a guardar y esconder como un tesoro.

No era este hombre quien hizo aquellos juguetes de mi tía, pero sí muy culpable de aquella felicidad que me procuraba la siesta. Ahora los vuelvo a disfrutar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada