jueves, 24 de abril de 2014

en el mercado de abastos de santiago





El Mercado General o de Abastos de Santiago de
Compostela, es un un complejo de granito de dos grupos de cuatro edificios iguales y adosados de tres naves, construido en 1941. La nave central de cada uno de ellos es más alta y con ventanas laterales para iluminar, en las laterales están los puestos, dándole al conjunto un aspecto de abadía industrializada, como una especie de empresa manejada por monjes.

Lo más interesante para mí es su exterior, con esa piedra verdeada por el musgo y donde señoras rojas quemadas por el sol y sentadas en cajas de madera venden sus productos traídos del monte. Pareciera que araron también su cara de la de arrugas que tienen. Llevan un pañuelo tapándoles la coronilla y el cuello, que deja ver sus flequillos. Los hombres llevan boina. Los quesos de tetilla expuestos forman un paisaje montañoso amarillo. Hay cajas y sacos con hortalizas y verduras. También hay miel, vinos y aguardientes caseros.

Al dibujarlas, alguna sale huyendo y otras se quitan el pañuelo. Cuando llega la más desconfiada a ver el dibujo y da su aprobación, quedamos como amigos. No pasa nada.



El mercado tiene dos restaurantes de menús baratos, El Hispano y La Churrasquita, y dos cafeterías, La Radio, con una colección de radios antiguas, y Embora Café, del que más vale usar su terraza pues el interior es oscuro y siniestro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada