sábado, 1 de marzo de 2014

plaza de la glorieta de níjar

Es esta plaza y sus alrededores es lo más bonito de Níjar, la parte que aún mantiene sus pequeñas calles retorcidas llenas de recovecos y casas encaladas de construcción popular con las esquinas redondeadas de tanta cal sobre cal, y donde pueden verse todavía tiendas antiguas. Arriba, en la plaza del mercado, hay dos viejos olmos inmensos que aún se mantienen vivos a pesar de las podas asesinas. En el más grueso, en la puerta del mercado, siguen clavando los bandos. Aquí también se encuentra La Tienda de los Milagros, con cerámica clásica y creativa de ilustraciones preciosas. Pasando bajo el arco se va a La Atalaya, una torre de vigía rodeada de grandes pitas desde donde se pueden ver todos los tejados de Níjar. La iglesia mudéjar de la glorieta tiene el techo de madera y unos bancos con guarrillos esculpidos. La antigua Tasquilla de la Glorieta ha dejado de serlo para convertirse en un bar del montón después de la última obra, pero se sigue estando muy bien en su terraza tomando el sol frente a una cerveza y una tortilla de camarones con patatas fritas. Es desde aquí que hago el dibujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada