sábado, 15 de marzo de 2014

la alameda sumergida

Cuando las aguas vuelven a su cauce, recuperan lo que es suyo. Inundan la cebada y las cepas. Y aquellas alamedas extrañas que no rodeaban ninguna noria, que no daban sombra a ninguna casilla, vuelven a su sitio.



Aquí puede verse que los agricultores se incorporaron el cauce del arroyo de San Andrés, que aparece más sombreado en la foto aérea, hasta la línea de tren que va a Daimiel, a la altura de las minas de Zarapa, donde parece tomar dos caminos rodeando a ambos lados el cerrillo para incorporarse al Pellejero. Las alamedas están marcadas en verde. Ahora corre el agua por aquí y los campos están verdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada