martes, 25 de marzo de 2014

historia de una calle



La peatonalización de Fuencarral supuso su transformación en un centro comercial, en este caso solo de ropa. La subida de lo precios de los alquileres, unida a la crisis, han hecho que los negocios vayan cambiando. En esta secuencia resumida de la que el arquitecto Jacobo Armero nos muestra en su blog, vemos cómo la famosa Ferretería Subero tiene que cerrar hasta convertirse en una tienda de cadena del grupo Cortefiel, que puede pagar una mensualidad de 30.000 euros, una pasada. Actualmente es el trozo de calle por el que no me apetece pasear, entre prisas, empujones y el mínimo interés de sus escaparates.

Ahora los muebles, máquinas y empleados de esta ferretería están en la Ferretería del Olmo, en la Ronda de Segovia, 4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada