sábado, 18 de enero de 2014

mariano hace memoria





Mariano se viene de Cantabria a la capi con los mineros de León y la cachimba de Marcos. Parecen machetes aquello que brilla, pero son libros de lo nuevos que están, que todavía huelen a sangre.

La nube en la boca. Crónicas mexicanas se llama esa especie de cuaderno de lucha (de reportero cuadernista) que él también vivió.
Y hoy lo presenta en Traficantes de sueños, en Embajadores 35, local 6, aquí en Lavapiés, a las siete de la tarde.
¡Allí nos veremos!




Hay quien confunde los silencios con la indolencia. Hay quien no quiere ver el lento caminar de los que no cesan. Hay quien no sabe escuchar los silencios. Hace 20 años desde que el 1 de enero de 1994 los zapatistas se alzaran en armas (y en almas) en Chiapas (México). Hace 30 desde que el 17 de diciembre de 1983 sólo seis hombres instalaran allá el primer campamento del EZLN.
Igual que hay múltiples tipos de ceguera y de sordera, hay muchas formas de mirar y de narrar. Mariano Calvo Haya es poeta y mucho más: un ser humano, comprometido en lo político y embarrado en los caminos de las dignas resistencias. Por eso, su dietario sin fecha escrito durante la Marcha del Color de la Tierra (2001) que inundó México DF de zapatismo y de futuro constituye una mirada compleja, horizontal y honesta de un fenómeno político clave para entender el México de hoy y las luchas continentales en desarrollo. 
traficantes de sueños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada