viernes, 24 de enero de 2014

cocinando terroristas en la puerta de atrás




El cerebro de la red terrorista saudita Bandar bin Sultan tiene vínculos antiguos y profundos con altos funcionarios políticos, militares y de inteligencia estadounidenses. Bandar fue entrenado y adoctrinado en la Base de la Fuerza Aérea de Maxwell y la Universidad Johns Hopkins y ocupó el cargo de Embajador Saudita en los EE.UU. por más de dos décadas (1983-2005). Entre 2005-2011 fue Secretario del Consejo de Seguridad Nacional y en 2012 fue nombrado Director General de la Agencia de Inteligencia de Arabia. Temprano se vio profundamente inmerso en operaciones terroristas clandestinas que trabajan en colaboración con la CIA. Entre sus numerosas "operaciones sucias" con la CIA durante la década de 1980, Bandar canalizó 32,000,000 de dólares para la Contra de Nicaragua, que participa en una campaña de terror para derrocar al gobierno revolucionario sandinista en Nicaragua. Durante su gestión como embajador estaba comprometido activamente en la protección de realeza saudí con vínculos con el atentado de las Torres del 9/11/01 y el Pentágono. La sospecha de que Bandar y sus aliados en la familia real tenían conocimiento previo de los atentados terroristas sauditas (11 de los 19), es sugerida por su repentina huida. Documentos de inteligencia de Estados Unidos con respecto a la conexión saudí Bandar están revisándose en el Congreso.

Bandar bin Sultan ha transformado Arabia Saudita de un introspectivo régimen tribal basado en la dependencia total del poder militar de EE.UU. para su supervivencia, a un importante centro regional de una red terrorista vasta, un patrocinador financiero activo de las dictaduras militares de derecha (Egipto) y los regímenes clientelares (Yemen) e interventor militar en la región del Golfo (Bahrein). Bandar ha financiado y armado una amplia gama de operaciones terroristas clandestinas, utilizando filiales islámicas de Al Qaeda, la secta wahabí saudí controlada, así como numerosos otros grupos armados sunitas. Bandar es un "pragmático" operador terrorista: la represión de los adversarios de Al Qaeda en Arabia Saudita y la financiación de los terroristas de Al Qaeda en Irak, Siria, Afganistán y otros lugares. Mientras que Arabia Saudita tiene una enemistad antigua hacia Israel, Bandar ha desarrollado un "entendimiento encubierto" y una relación de trabajo con el régimen de Netanyahu, en torno a su enemistad común hacia Irán y, más concretamente, en oposición al acuerdo provisional entre la Obama y el régimen Rohani.

Bandar ha invertido miles de millones de dólares para reforzar los regímenes pro-islámicos de derecha en Túnez y Marruecos, lo que garantiza que los movimientos de masas pro-democracia serían reprimidos, marginados y desmovilizados.

En Egipto, Bandar desarrolló, en coordinación con Israel (pero por razones diferentes), una estrategia de socavar el régimen elegido democráticamente relativamente independiente, de la Hermandad Musulmana de Mohamed Morsi. Bandar y la dictadura saudí respaldaron financieramente el golpe militar y la dictadura del general Sisi. La estrategia de un acuerdo de reparto de poder entre los Hermanos Musulmanes y el régimen militar, la combinación popular de legitimidad electoral y los militares pro-Israel-pro OTAN EE.UU. fue saboteado. Con un paquete y promesas de más por venir de ayuda de 15 mil millones de dólares, Bandar ofrece al ejército egipcio una ayuda financiera y la inmunidad económica de cualquier tipo de represalias financieras internacionales.

Decenas de bandas armadas islámicas en Siria compitieron por los brazos sauditas y sus fondos. Bases de entrenamiento con instructores estadounidenses y europeos y la financiación saudí se establecieron en Jordania, Pakistán y Turquía. Con el apoyo a Hezbollah Assad, Bandar dirigió dinero y armas a las 
Brigadas Abdullah Azzam en el Líbano para bombardear el sur de Beirut, la embajada de Irán y Trípoli. Bandar dirigió tres mil millones dólares al ejército libanés con la idea de fomentar una nueva guerra civil entre él y Hezbollah. En coordinación con Francia y los EE.UU., pero con mucha más financiación y una mayor libertad para reclutar terroristas islámicos, Bandar asumió el papel principal.

La red terrorista de Bandar ha asesinado muchas más víctimas inocentes que las de Bin Laden. Eso, por supuesto, es de esperar, ¡después de todos los miles de millones de dólares del erario Arabia de los que dispone, el entrenamiento de la CIA y el apretón de manos de Netanyahu!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada