miércoles, 25 de diciembre de 2013

tarjetas de aguinaldo













Parece que a principios del siglo XX se inició la costumbre de oficiantes y funcionarios de pedir el aguinaldo en las casas a cambio de una tarjeta con motivos navideños y relacionada con su oficio. Tal fue el abuso y proliferación de personajes, a tal nivel llegó el acoso a las familias, que muchas optaron por mantener las luces apagadas y ventanas cerradas para no abrirles por una supuesta ausencia. Era especialmente doloroso en ciertos oficios como el sereno, que había sido creado para su propio control; llegando a ser una costumbre mal vista y criticada por la mayoría (recordad aquella cruel canción de en la puerta de mi casa voy a poner un petardo, para reirme del que venga a pedir el aguinaldo).
En la década de los sesenta esta insana costumbre desapareció.
En procoleccionismo



He aquí algunos ejemplos de las tarjetas que entregaban los carteros en Rusia por unos kopeks. En vintage.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada