viernes, 27 de diciembre de 2013

el trabajo social bajo el imperio

El trabajo social es una institución del imperio occidental. La profesión de trabajo social está a cargo de la administración de los recursos mínimos previstos por el Estado para suavizar los bordes agudos del capitalismo europeo. La maximización del beneficio es el principio fundamental del capitalismo. El trabajo social opera dentro de los dictados de una clase dominante que ve la protección y expansión de beneficios, y por lo tanto la explotación de la humanidad, como el objetivo principal.

La falta de vivienda, la pobreza, la enfermedad mental, el hambre y otros males sociales son maquinaciones inevitables del sistema. Los trabajadores sociales son contratados por el Estado y/o empresas privadas "sin ánimo de lucro" para estabilizar la explotación capitalista. El capital emplea a trabajadores sociales para prestar servicios de salud mental, consejería en adicción, y servicios de gestión de casos. Estos servicios se enfrentan a los males sociales del capitalismo sin cuestionar el afán de lucro o el principio arraigado de la propiedad privada que crea desigualdad en el primer lugar. Los trabajadores sociales trabajan hacia la "estabilización" de las poblaciones de clientes en lugar de la "liberación" de las masas populares de la explotación del hombre por el hombre.


Danny Haiphong

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada