miércoles, 6 de noviembre de 2013

un tesoro confiscado por los nazis


Un recorrido de las obras de arte confiscadas incluye obras desconocidas por Marc Chagall y Otto Dix y piezas originales de Henri Matisse y Pablo Picasso, han revelado las autoridades bávaras.
El historiador del arte que ha estado estudiando la colección desde su descubrimiento dio un primer vistazo al tesoro, que incluye obras modernistas, así como más piezas que se remontan hasta el siglo XVI, según ha explicado en una conferencia de prensa en Augsburg, al sur de Alemania .
Los tesoros descubiertos al forzar la entrada en un piso de Cornelius Gurlitt en Schwabing, en febrero de 2012, con un total de 1.406 obras - 121 de ellos enmarcados - de Franz Marc, Oskar Kokoschka, Henri de Toulouse-Lautrec, Max Liebermann, Ernst Ludwig Kirchner, Max Beckmann, Albrecht Dürer, un boceto de Canaletto de Padua, un grabado de Carl Spitzweg grabado de una pareja jugando, una pintura de Gustave Courbet de una niña con una cabra, y dibujos y grabados de Pablo Picasso.
El historiador de arte Meike Hoffmann, de la Universidad Libre de Berlín, dijo que el mundo del arte se vería particularmente entusiasmado con el descubrimiento de una pintura de Matisse valiosa de alrededor de 1920 y las obras que antes eran desconocidas o invisibles: un autorretrato de Otto Dix autorretrato fechado hacia 1919, y una pintura al gouache de Chagall de una "escena alegórica" ​​con un hombre besando a una mujer con la cabeza de una oveja.


Dos pinturas anteriormente desconocidas del artista alemán Otto Dix se encuentran entre el tesoro de arte moderno incautado por los nazis. Michael Dalder / Reuters

Hoffmann dijo que había tenido "un increíble sentimiento de alegría" al descubrir estas pinturas en buen estado. Se negó a dar su opinión sobre el valor de la colección.
La especulación inicial había sido que la mayoría de las imágenes eran "arte degenerado" saqueadas o confiscadas por los nazis. Ahora parece probable que al menos algunos fueron adquiridos por el padre de Cornelius Gurlitt.

Philip Oltermann en Berlín para The Guardian , Martes 05 de noviembre 2013


El octogenario Gurlitt almacenaba, escondida del mundo, una tremenda colección de pinturas y dibujos de artistas excelentes de varios siglos. Arte dado por perdido o, simplemente, olvidado. Las heredó a la muerte de su padre hace 60 años. Pinturas, dibujos, acuarelas y litografías de Picasso, Chagall, Renoir, Toulouse-Lautrec, Max Beckmann, Macke, Courbet, Matisse, Dix, Kokoschka... guardados durante décadas en un piso semiabandonado. Eso sí, según la experta berlinesa Meike Hoffmann, “de la forma adecuada”.
Aunque el régimen de Adolf Hitler represalió a Hildebrand Gurlitt por su parcial ascendencia judía, el marchante colaboró con él en la venta de piezas de "arte degenerado" decomisadas a coleccionistas judíos o retiradas de las colecciones públicas de arte. Representantes de familias judías represaliadas por Hitler, como la del marchante Alfred Flechtheim, han protestado por el secretismo con el que las autoridades alemanas, incluido el Gobierno federal, han tratado el caso desde su hallazgo en febrero de 2012.

Juan Gòmez Berlín 5 NOV 2013 para El País


La colección de arte de Gurlitt pasó más de 50 años perfectamente camuflada en la insignificancia, tras una puerta sin particulares sistemas de blindaje o alarma y una placa metálica con el apellido de un propietario en el que nadie reparaba. Su edificio en el barrio muniqués de Schwabing muestra la sobriedad elegante propia de los mejores años 50 alemanes, pero aunque no cabe dudar de la vecina del sexto cuando la proclama “una casa decente”, nada en el 1 de la Artur-Kutscher-Platz sugiere que el anciano del quinto ocultó allí, durante décadas, 1.500 obras de artistas de primera fila, entre ellas algunas piezas desconocidas hasta hoy.

Juan Gómez Múnich 9 NOV 2013 para El País


En una entrevista en la nueva edición de la revista Der Spiegel , Gurlitt dijo: "En mi vida solo me han gustado mis cuadros" Agregó que esperaba que el caso sea resuelto rápidamente. "Nunca he cometido un delito, e incluso si lo hubiera hecho, estaría prescrito.
En la entrevista, realizada durante un viaje en tren a su cardiólogo en un pueblo en las afueras de Munich, Gurlitt también dijo que no tenía intención de cooperar con las autoridades, ni iba a estar dispuesto a donar las obras a un museo público. Que había oído hablar de Internet, pero nunca lo utilizó. Él hace reservas de hotel por correo, y parece haber dejado de ver la televisión en torno a 1963.

Philip Oltermann en Berlín para theguardian.com , Domingo 17 de noviembre 2013 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada