lunes, 11 de noviembre de 2013

quinto dia en praga


En Náméstí Míru una plaza con forma de O, una iglesia neogótica de ladrillo ya negro dedicada a Santa Ludmila y el teatro con ornamentaciones jugendstil, amarillo y de visera y extravagantes lámparas verdes. Un gran jardín con tilos y unos arbustos de flor blanca y, al noroeste, otro jardín rodeando la Iglesia del Sagrado Corazón, extraña, de ladrlllos vitrificados y un inmenso reloj transparente, de Joze Plecnik , entre el 28 y el 32. Casas chulas en la calle Manesova, y otras que dan al Parque Riegrovy. La de L Capéck (1907-1908) incorpora un mirador de madera y tejados de cuentos de hadas. En Slavíkova edificios del realismo socialista con esculturas de obreros y campesino en plena acción. Y finalmente a la Torre de Televisión, un cohete espacial de más de doscientos metros de acero, el pene de Praga, sobre los que gatean un bebés cabezones tipo Haring como si fueran caracoles. Vista circular en su plataforma a 93 metros, donde encontramos algunos edificios ya conocidos. En la plataforma de los 66 metros nos tomamos unos cafés.

El barrio de Zizkov está lleno de bares baratos y club de streptease. Orgullosos sus vecinos, ponen una pegata con una Z en los coches, un juego con las de CZ de la República Checa. En el Bar Hapu, en el metro Flora y especialmente decorado contra la moda yuppi de Praga, nos tomamos unos riquísimos martinis. Es un barrio de checos sin turistas, con mucho comercio local. Casas racionalistas y supermercados. Nos hacemos unos bocatas en uno de ellos. La Ópera del Estado como cajas de metal y cristal. El Museo Nacional.

La Plaza de Wenceslao está muy animada. Los niños llevan unos farolillos verdes y una banda de música ameniza. Tomamos el café tras pasar la puerta giratoria del Hotel Europa, sentados en uno de sus ventanales para ver la vida pasar. Su mobiliario original defrauda a unos turistas almerienses que viven en la capi. Dicen que hay chavolas en Madrid con mejores sillas. Hay gente que cuando viaja se trae su pueblo en la maleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada