miércoles, 27 de noviembre de 2013

mani de las mareas en el cuaderno diminuto



Como una exhibición sindical llena de logotipos, barreras humanas de control, popes y consignas aburridas, camino por el Paseo del Prado pensando en que esto ha perdido la música y la gracia, y que hemos vuelto atrás. Por aquí se pasean los partidos, los sindicatos y los actores concienciados delante de las cámaras. Sin pena ni gloria. Velázquez se puso el casco obrero. Alguien propone ir a Bankia, pero los peceros, como en los tiempos de revolución, prefieren que volvamos a casa, pues toda acción no organizada, inexplicablemente, hace el juego a la derecha. La famosa involución.
Aprovecho estar tan cerca de la Cibeles tan despejada para dibujarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada