martes, 12 de noviembre de 2013

el casco invisible

Las dos diseñadoras con su casco puesto.

Desde que Tráfico ha amenazado con obligar el uso del casco en las ciudades se ha reavivado el debate sobre la necesidad de ello. Los ciclistas urbanos piensan que el casco puede evitar problemas mayores, pero resulta ser un freno para el tan necesario uso de la bici en las ciudades. Una de las grandes ventajas de la bici es que no necesita elementos adicionales, ni ningún tiempo de preparación antes de la salida. Uno va a trabajar y tiene que llegar arreglado para una reunión, llega antes que si va andando, y en muchos trayectos, antes que en coche; no necesita disfrazarse. No son deportistas, es solo que han elegido la bici como el mejor medio de transporte. Quizás sean los coches los que tengan que circular más despacio por la ciudad.

Muchos argumentan que el uso del casco solo se da en el ciclismo deportivo y turístico por carreteras sin carril bici, pero yo creo que hay ciudades como Madrid, sin conciencia del problema y sin visión de futuro, en las que resulta muy peligroso circular con bicicleta.

Es posible que todos estuviéramos de acuerdo en usar un casco invisible que no destroce nuestro peinado, ni nos de el aspecto de deportistas domingueros. Dos estudiantes de diseño suecas lo inventaron hace un año. Se basa en los sistemas de seguridad del automóvil y es bastante ingenioso.

Merece la pena verlo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada