lunes, 11 de noviembre de 2013

domingo en praga



El tren a Paulova. Los jardines del castillo. Fusiles relucientes con ballonetas. San Vito exageradamente alta. Aquí se adoró al dios eslavo de la fertilidad. Kilos y kilos de plata de San Juan de Nepomuceno, el santo que Wenceslao IV tiró por el Puente Carlos. Ángeles de plata. En todas partes Carlos IV. El Callejón de Oro, casitas pobres convertidas en decorado. Concierto en la Basílica de San Jorge, bajo el techo de madera. La Torre de la Pólvora y el Palacio Real. Edificios barrocos con tiendas antiguas. Camisetas del Sparta, gorros, medallas y relojes soviéticos. El City Hall.

 La Estación central. Checos entre ruido y hormigón, con botas de goma, jaulas, capazos. Miran los horarios girando unos cilindros y la composición de los trenes en unas barras metálicas donde ponen locomotoras y vagones de madera. Apetecibles destinos Bucarest, Budapest, Varsovia...Tipografías modernistas. Arriba hay un restaurante decadente, bonito, circular y con una alta bóveda. La cocina ocupa dos de las antiguas taquillas. Las otras son ahora tiendas. Una de las paredes es un gran vitral con figuras gigantes en las esquinas. Esto fue el hall de la antigua estación, solo accesible en coche por la entrada principal, pues han puesto un lioso scalectrix rojo de metal por el que pasan los coches a toda velocidad. Fuera hay cuatro torres con relojes. Bajamos al jardín. Comemos en el U Staré Posty pollo con patatas y pato con una salsa dulce de cebolla. Los platos son tan abundantes que pasamos de las sopas. Bebo pivo de litro.

Postales de Praga
En los días anteriores a nuestra llegada se inundó la ciudad y es impresionante lo marcada que está la línea del agua en las fachadas, por encima del primer piso en el barrio del hotel. De esa línea para abajo la pared sigue humedecida y, a veces, embarrada, negra. Hay muchos locales cerrados y algunas líneas de metro no circulan. Usamos el bus X8 para llegar al centro. En el parking hiela, y una capa sin pulir cubre los coches. Me bebo un whisky con agua de manzana, ya derrotado, mientras veo la tele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada