lunes, 7 de octubre de 2013

la laguna



Voy al jardín que rodea las playas negras. Puede verse el Teide como un cono puntiagudo encima de las montañas. Me acerco a las plantaciones de plátanos. Polillas blancas, me pica verlas. En la playa un chico coge las tumbonas del montón y las lanza colocándolas en ese único movimiento ¡qué vicio! Abuelos pescan en los arrecifes, una torre de vigilancia solitaria.

Visitamos San Cristóbal de la Laguna, patrimonio de la Humanidad. Iglesias, la Plaza del Adelantado, la casa de Salazar, el obispado de piedra, casas señoriales antiguas, Santo Domingo y su claustro con nísperos y una fuente en el centro. Aquí vemos una expo de Joan Brossa de objetos que llaman poemas visuales. Objetos surrealistas, críticos, con mensaje: un tintero vertido sobre una hoja con letras, un sombrero de copa que funciona con cuerda, una cucaracha sobre un billete de metro, una chaqueta con dos estribos que le salen de las mangas, un bocadillo de la letra A... me gusta.

Volvemos en guagua al Puerto de la Cruz. Gitanas isleñas parlotean en el bus con ese tono dulce canario. Oh ¡tanta belleza y tanta dulzura juntas!

3 comentarios:

  1. Preciosos dibujos y relatos, como siempre...

    ResponderEliminar
  2. Me he acostumbrado a tanto bueno tuyo que no te comento por no repetirme...¡qué bueno!

    ResponderEliminar