sábado, 19 de octubre de 2013

esperando el final




Cielo encapotado. De golpe pinceladas rojas por las rendijas. Tengo sueño pero odio la cama. Ya queda menos. Por primera vez veo una línea en el horizonte que separa los dos azules. La mujer de la limpieza viene con las pilas puestas. La chica del termómetro se interesa por mi cuaderno. Distintas técnicas, dice, y cuando vuelve 36,7, muy bien, muy bien. Se oye la misa por los pasillos, pero solo me siento capaz de adorar a la Siervita.

Me ducho y me pongo los pantalones cortos que me trajo la superenfermera. Cuando me los ve me dice que son demasiado sexys. Es una tía cachonda, siempre sonriendo. Sueña con una casa terrera con plantas y animales.

Acabo con el libro y veo en la tele los programas favoritos de los chicharreros: Tenderete y La cueva de Julián, con música del folclore canario. El día me pesa. por la noche salgo un rato a la terraza. No hay nubes y pueden verse las luces de La Palma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada