domingo, 15 de septiembre de 2013

plantas, animales y hombres







¡Chocolates puros! grita el pregonero, y me despierta. Huele a confitería. Es parte de una estrategia para acabar conmigo. Soñé que veía una exposición en el ábside de una iglesia y las monjas quieren cobrarme 350 pesos, que no tengo. Miro por el hueco de la puerta para ver si merece la pena. Hay unas marionetas de piedra policromada muy chulas con un friso pintado de fondo. Tienen un aspecto tibetano. Soy tan rata que me voy a conformar con lo poco que he visto.

Bebo leche fresca, que aquí está riquísima. Cogemos la línea B, con asientos de terciopelo rojo. Plaza de Italia. Jardín Botánico. Fuentes y jardines románticos llenos de gatos. Le pregunto al jardinero por la gran tuya péndula y me habla del gran pintor español Pablo Picasso. El zoo me encanta, de finales del XIX, con lagos, jardines y pabellones siguiendo una estética que recuerda el origen exótico de los animales. El pabellón de las fieras es el mismo donde Borges observara al tigre de Bengala. 

Por la tarde vamos al Teatro Margarita Xirgú, en el Casal de Cataluña, en Monserrat, entre el centro y el barrio de San Telmo. Es una zona bonita, con casas bajas, hoteles y cafés chulos. Nos ponen La señora Macbeth. Una actuación magnífica y cierto paralelismo con la dictadura militar. Las nuevas reinas serán pobres, vagabundas, se reunirán y gritarán Macbeth con furia.

Paseamos por el barrio. Tomamos un café en el Mallorca, un local de los años 60 donde ver la calle desde sus grandes lunas. 25 de Mayo de noche está lindo. Florida, el Banco de Boston, Catedral. Las chicas llevan el pelo liso, planchado, muy pegado a la cabeza, con orejas de lobo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada