sábado, 14 de septiembre de 2013

lezama, negosis, fantasmas, intestinos y un café largo





Olor a pasteles por la mañana. Friego los cacharros y bajo a por ellos.

En el 152 vamos al Parque Lezama entre San Telmo y Boca. La loba capitalina amamanta a Rómulo y Remo. Un cruceiro de La Coruña en una esquinita. La iglesia católica ortodoxa rusa con cinco cúpulas con forma de cebolla color turquesa. El Club de Blues de Boca. La Casa Amarilla del Almirante Brown. La Torre del Fantasma en Benito Pérez Galdós, sobre un terreno que comprara la señora Aubert, de ancestros catalanes. Un arquitecto catalán le hizo un edificio para el negocio del alquiler de viviendas, decoradas con muebles catalanes. Parece que tanto le gustó que decidió quedarse a vivir allí, pasando de los negosis me sabe mal. Dicen que empezaron a oírse gritos. Hasta que ya no pudo más y se largó para siempre, dejando muebles, plantas y rovellones catalans.

Volvemos al Mercado de San Telmo. En El Anticuario me como un matambrito y Juan unos chinchulines, que resultan ser del intestino delgado, a la brasa. Beni dice que lo mío es falda (¿yo era pollo y lo mío era la falda?). Subimos Puerto Madero, Correos, Plaza de Roma y la estación de Belgrano, bastante alucinante, increíble, con dos cúpulas de cañón de hierro forjado para los andenes y un hall impresionante. Cafetería de dos pisos (en el segundo están solo los servicios), techos altos, columnas jónicas, balconadas, arañas neoclásicas, vitrales... para tomar un largo café con dibujo mientras en la calle llueve.

Gastos: 126 pesos, 36 euros. Gastos Acmds: 796,36 euros. Media Diaria: 61,25 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada