jueves, 12 de septiembre de 2013

de bar en bar y algún museo



Amanece un Montevideo muy distinto. Gente y coches por las calles. Museos y tiendas están abiertos. Visitamos el Ministerio de Asuntos Exteriores y el rebonito Palacete de Heber Jackson, una vivienda del XIX que alberga el Museo del Gaucho y la Casa de la Moneda. Hay una expo de esculturas de huesos y conchas. En el Chic nos comemos el Menú Ejecutivo, de dos euros. Rico pero corto.

La Sinagoga Judía Sefardí tiene bloques de hormigón anti coche bomba, como la de Buenos Aires. Paseamos por el enorme malecón que entra en el agua. Nos tomamos unas cervezas en el bar que usan los pescadores. De vez en cuando salen corriendo hacia su caña. Entra el sol por el cristal y se empieza a estar mejor. Subiendo Pérez Salado, paramos en Los Beatles, lleno de carteles de este grupo. Hay un billar de agujeros. Tiene un ambiente cojonuti y lo dibujo, con el señor de los recados en primer plano (parece un bufón de Velázquez). Junto a la sala de arte, la confitería El Louvre, la frutería donde un artista pinta el Guernika en color y la joyería Lang, preciosa, esta calle no tiene desperdicio. Comemos tortilla en el Bar Tropical. El jefe me pregunta por Felipe González y me recomienda el costado del puerto.

Los Uruguayos son lampiños. Tienen una barba indígena que se dejan. Llevan siempre un termo con mate debajo del brazo. Están mucho más enganchados al mate que los porteños. Hablan con un tono parecido, menos cantarín. Son mucho más agradables y atentos. En el otro polo.

El barrio del bar Los Beatles es decadente y los artistas hacen sus estudios en viejas casas. Martín Pelenur ha hecho su estudio y galería en una de sus esquinas. Nos enseña su obra y nos invita a mate.
Gastos: 89,69 euros.  Gastos Acmds: 718,66 euros. Media Diaria: 65,93 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada