miércoles, 24 de julio de 2013

caen, cabourg y una imagen surrealista








Hoy paseamos por Caen. La Abadía de las Mujeres, construida por la reina Mathilde. La Iglesia de Guillermo el Conquistador. Iglesia de la Trinidad, con tres dioses iguales en la puerta con tres posiciones distintas de las manos (difícil esto de uno y trino). Los evangelistas como animales alrededor. Chateau de Guillermo I, Iglesia de St. George, el Museo de Normandía, el Museo de Bellas Artes, St. Pierre, paseo hasta la Abadía de los Hombres, St. Nicolás con su cementerio romántico con tumbas ruinosas comidas por la hiedra. La Plaza de San salvador con su iglesia en ruinas, la de San Martín.

Lo más bonito de la Abadía de las Mujeres es el hall de entrada a las cocinas y los lavabos con forma de conchas gigantes de mármol negro, la sala de columnas y esa escalera que se abre en dos con una bonita barandilla de hierro forjado. La cripta también nos gusta.

Damos una cabezadita viendo el Tour. Sube al podio de París la revelación del año: el joven vasco Joseba Beloqui, junto a Amstrong y Ulrich. El rey de la montaña es el colombiano Botero, del equipo Kelme.

En las playas de Cabourg, el pueblo donde veraneaba Marcel Proust y millones de parisinos, paseamos y nos bañamos. Aquí no hay que recorrer kilómetros para que el agua cubra. El pueblo es pijo y está muy cuidado, aquí lo llaman chic. Tiene un casino decimonónico y en las cartas de los restaurantes siempre hay una referencia a Proust (soupe Marcel, par example).

El camino es verde, con grandes fincas con caballos pastando en sus prados. A la salida de Crozon hay un circo aparcado, en sus pastos, junto a la carretera, comen camellos, llamas, ñus y otros animales exóticos.

8 días. 2.750 kms. Gastos: 29.608 ptas. Gastos acmdos: 147.067 ptas. Dos personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada