lunes, 28 de febrero de 2011

vázquez de sola


En los puestos de la cuesta de Moyano aparece el viejo Vázquez de Sola con sus "Carigatos". Me recuerda, de muy jovencito, mi encuentro en la librería de la editorial Ruedo Ibérico de París con su "El general Franquísimo, historia de un militar moribundo" y una España que me era totalmente desconocida.
Un recuerdo para él y sus caricaturas demoledoras.
"El Gobierno fascista español dio a Vázquez de Sola las dos solas distinciones que podía conceder a un artista sin mancharlo: la censura y la prisión" (Arrabal).

tomás bretón



Uno se puede imaginar esta calle de Madrid, el trozo que queda al este del Paseo de las Delicias, con casas de protección oficial, iguales de dos en dos, en ambas aceras. Poco a poco las han ido ampliando y vendiendo, hasta conseguir finalmente cargársela. Quedan muy pocas fachadas originales; pero las que hay nos ayudan a comprender cómo evolucionan la ciudad y nuestras preferencias.

amigos asesinos


Alguien madrugó mucho, como un delicuente.
Sólo ponía lo que todos sabían y los periódicos no querían escribir.

armaos de bolaños





Bernardo Rubio debe tener un archivo digital de fotos de Bolaños impresionante. Lleva ya años recopilando, datando, comentando y publicando fotos que los bolañegos le aportan. Es una pena que el escaneo no sea más profesional, con ayuda del Ayuntamiento por ejemplo, para que existiera un archivo municipal de calidad.
Próximamente presentará un libro con documentos históricos y gran cantidad de fotos que la Hermandad del Santo Sepulcro y hermanos en particular han aportado. Lo edita la Hermandad y a mí me han pedido que les haga la portada. Espero que las publicaciones en Bolaños empiecen a cuidarse y el nivel suba, olvidándonos del "todo vale".

domingo, 27 de febrero de 2011

nueva herramienta


Para los que nos gusta dibujar con tinta con trazo grueso y fluído, ahora podemos usar estos botes reciclados de L'Oreal (para la caída del cabello) con el que se obtienen dibujos frescos y salvajes. Me regalaron una caja de botes vacíos y los uso para guardar tintas y acuarelas, y la parte de arriba para rellenar pinceles con depósito. Ahora me encanta dibujar con ello, obteniendo resultados semejantes al Betadine, pero ahora con diversidad de colores.

hay otra vida


La Asociación Cicloturista de Almansa ha tenido la feliz idea de crear una "marca" de bicicletas construídas con bicis viejas recicladas. Esto elimina residuos y abarata el coste de las bicicletas con el ánimo de popularizar su uso.
Están metidos a fondo el magnífico fotógrafo Sergio Mendoza (http://www.smendoza.es/) y mi hermano Pablo (gran viajero ciclista). Mi aportación a la causa ha sido el logotipo.

caras de Gervasio Sánchez















En la exposición de fotos y vídeos de Gervasio Sánchez, en la Casa Encendida, me quedo impresionado por las caras de los familiares de desaparecidos y hago una versión rápida en mi cuaderno con dos colores, que luego retoco un poco en casa. Hago los dibujos muy pequeños para que los trazos sean gruesos y bestias.


Gervasio está en la exposición. Aprovecho para dibujarlo a grandes rasgos, mientras le hacen una entrevista para alguna televisión. Su limpieza, su pelo repeinado y camisa recién planchada chocan con sus fotos.

caras y más caras








Recuerdo ver caras en los pliegues de la colcha cuando pasé largo tiempo convaleciente de paperas y más caras en las manchas de la pared en las obligadas siestas del verano, cuando el aire se vuelve denso de minúsculos insectos. Dos puntos son los ojos y una línea la boca. Estamos tan familiarizados que vemos hasta emociones en esas manchas.
Me gusta manchar caras y en esas manchas adivinar una persona. Y así voy llenando cuadernos de gente conocida.

sábado, 26 de febrero de 2011

lavapiés


Uno de los sitios donde más me gusta dibujar es en los bancos que rodean la boca del metro. Allí está la vida de la plaza, del barrio. La gente queda allí y allí se concentran los estudiantes de la UNED y los espectadores del CDN. Hay gente de todos los países y condiciones: banglas de las fruterías, marroquíes de Tribulete, africanos elegantes, músicos, abuelos, mendigos borrachos, niños cubanos y dominicanos, gente pez, rastafaris, vendedores de costo, guiris, argentinos charlatanes, erasmus, parados, vendedores de butano, ociosos, poetas y demás artistas... Me encanta este barrio al que echaré mucho de menos cuando me pire.
El dibujo es un pequeño ejemplo. Fue un instante en el que pasaba un ángel con las alas escondidas en su estuche.

atocha


Por la mañana había vuelto a ese interminable album de fotos. Había mirado con lupa una foto del Palacio de Fomento de 1895 porque me había llamado la atención que no estaban esas estatuas de caballos alados de bronce, ni siquiera los de piedra que ahora decoran los dos lados del puente de Andalucía. Estaba limpio, como recién hecho, sin árboles alrededor, sólo un barranco y una esplanada donde caminaban hombres de traje y sombrero y señoras vestidas hasta los tobillos, alguna con un fardo sobre la cabeza. Apenas circulación: algunos coches de caballos, tartanas y un gran carro con una montaña de sacos y tirado por bueyes, sin duda salía de la estación.
Por la noche nos entró gusa. Paramos allí por la oferta: ¡jarra de cerveza y montado por dos euros en la terraza! Sólo quedaban mesas en la parte más ruidosa. Nos sentamos mirando a la fuente y el trasiego de vehículos.
Ahí estaba. Casi tapado por los árboles, escondido. Había pasado la guerra con algún pequeño destrozo en el módulo de la puerta principal, le habían quitado el mástil para coronarlo con esas enormes esculturas, lo habían protegido con una verja, pero era el viejo palacio con sus franjas de ladrillo, aguantando el tiempo más allá de sus miserables moradores.

viernes, 25 de febrero de 2011

gallegos


Me calleron bien los gallegos cuando estuve en Santiago y La Coruña, quizás porque me siento más afín al mundo rural que a la burguesia urbana y sus negocios. Me gustó que las cosas no estuvieran tan estipuladas y que alrededor del mercado de piedra, la gente venda sus productos de la tierra y sus botellas de orujo destilado en casa. Aluciné con el mercado de ganado y el barrio antiguo (casi abandonado) de la Coruña donde se veían viejas tiendas barroco-populares y tabernas destartaladas donde comían putas y mendigos, y yo también.
Estos dibujos son del mercado de ganado de Santiago.

jueves, 24 de febrero de 2011

chapa de León


Las chicas de Amaniel 36 me han guardado esta chapa de León. Ellas han venido a sustituir a los hermanos de Daimiel que llevaban La Marisina. Antonio estuvo después en La Caña, junto al Reina Sofía, pero le he perdido la pista.
El concepto de bar es muy parecido, puesto que siguen sin cocina, aunque ahora más a la moda del reciclado (consiste en comprar muebles antigüos con el aspecto de recogidos en la calle).
Me caen bien. Me prometen guardarme más chapas.
AORA (la mil cien y la tostada) es un proyecto de unos vinateros leoneses para hacer una cerveza gurmet uniendo a un enólogo y un cervecero belga.
La vida es el tiempo en que buscamos nuestro sitio. Es un viaje huyendo del error hacia la utopía. Recogiendo las piedras en la saca del humor.